La División Crucero es vista como un sinónimo de la lucha libre mexicana, debido al estilo aéreo que la caracteriza.

El Campeonato Mundial Crucero AAA es anhelado por todos los luchadores aéreos del globo, por ser el máximo reconocimiento en la carrera de quienes no son pesos completos. Esta división inició su nueva era en Triplemanía XXII, coronando al Hijo del Fantasma como el heredero del linaje de dos prestigiados cinturones.